Una de mis pinturas favoritas

MOnje a orillas del mar

Monje a orillas del mar

Esta es una de las primeras pinturas que me hizo pensar que le arte era algo especial, un vehículo perfecto donde expresar ideas que de otra manera dificilmente se podrían expresar mejor. Se titula “Monje a orillas del mar” y su autor es el alemán Caspar David Friedrich. En este lienzo, de 1810, podemos ver un fondo partido en tres partes: tierra, mar y cielo, una transposición alegórica del la Santisima trinidad. El cielo ocupa la mayor parte de este, dejando un tercio de la composición al resto. En tierra, la minúscula figura de un monje, nos recuerda la pequeñez del ser humano ante la naturaleza.

La profunda religiosidad nórdica, concebida como una experiencia personal e interior y, la educación protestante del autor (el protestantismo no permitía la representación de imagenes), le llevó a representar el asunto religioso huyendo de la hagiografía (representación de santos)  meridional y de las escenas bíblicas de la pasión. Mediante un estudiado simbolismo, Friedrich representa la idea religiosa a través de la naturaleza. En este caso, la representación  de lo sublime, tan común en el romanticismo, se expresa contraponiendo la magnitud de la naturaleza y de sus fuerzas (la marea, la tormenta) a la pequeñez del ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: